Tribunales militares

Printer-friendly versionPDF version

Tribunales militares

La función principal del sistema judicial militar israelí es enjuiciar palestinos detenidos por el ejército israelí acusados de "violaciones de seguridad" u otros crímenes reseñados en las órdenes militares israelíes. Dichas órdenes, activamente reforzadas en los tribunales militares, criminalizan un amplio rango de actividades que incluyen "ciertas formas de expresión política y cultural, de asociación, de movimiento y de protesta no violenta, incluso ciertas infracciones de tráfico - cualquier hecho que pueda ser considerado una amenaza para la seguridad de Israel o que afecte negativamente al mantenimiento del orden y al control de los territorios”. (1)

Una vez que el interrogatorio ha terminado, los detenidos palestinos procedentes de Cisjordania son preparados para el juicio, la condena y el encarcelamiento en uno de los dos tribunales militares israelíes que actualmente se encuentran operativos en los territorios palestinos ocupados- bien Salem, cerca de Jenin, en el norte de Cisjordania, u Ofer, en la zona central de Cisjordania, cerca de Ramallah. Ambos tribunales militares se encuentran dentro de bases militares israelíes.

En estos tribunales militares, las órdenes militares siempre tienen prioridad sobre la ley israelí o la ley internacional. En las raras ocasiones en las que se utiliza el derecho internacional es para favorecer la potencia ocupante.

 

Los jueces de los tribunales militares son oficiales militares en servicio o de la reserva. La mayoría de los jueces carecen de una gran de formación judicial, y muchos han servido previamente como fiscales militares. Los fiscales son soldados israelíes en servicio regular o en reserva nombrados para el cargo por el comandante de área. De hecho, algunos de ellos aún no están certificados como abogados por la Asociación de Abogados de Israel.

 

FALTA DE GARANTÍAS JUDICIALES Y DISCRIMINACIÓN EN LA LEY DE PROCESAMIENTO POR PARTE DEL EJÉRCITO ISRAELÍ Y DE LOS SISTEMAS DE TRIBUNALES.

Los acusados ​​en los tribunales militares son siempre palestinos, y la jurisdicción de los tribunales militares israelíes no se aplica a los colonos israelíes que viven en Cisjordania puesto que están regidos por la ley civil israelí. El sistema de tribunales militares otorga a los oficiales de la Agencia de Seguridad Israelí (ASI) una gran flexibilidad en lo que se refiere a su conducta en los interrogatorios de los detenidos palestinos y reduce las garantías jurídicas al mínimo, muy por debajo de las normas de derecho civil israelí.

 

•   De acuerdo con las órdenes militares israelíes, un palestino puede ser detenido sin cargos a efectos de interrogatorio durante un periodo total de 90 días. En comparación, un ciudadano israelí acusado de un delito contra la seguridad puede ser detenido sin acusación por un período de 64 días.

•   Los juicios de palestinos ante los tribunales militares deben de transcurrir antes de dieciocho meses tras la detención, mientras que el límite para los detenidos israelíes en tribunales civiles es de nueve meses. Si los procedimientos ante los tribunales militares no han concluido en el plazo de dieciocho meses, un juez del Tribunal Militar de Apelaciones puede extender la detención de un palestino en los tribunales militares durante seis meses más.

•   Sentencias discriminatorias: Un palestino declarado culpable de homicidio involuntario por un tribunal militar está sujeto a una pena máxima de cadena perpetua; mientras que un israelí condenado por el mismo delito en un tribunal civil y con una sentencia de cadena perpetua es encarcelado por un máximo de 20 años en la mayoría de los casos. Además, bajo el código penal israelí, los presos comunes pueden ser liberados tras cumplir la mitad de su condena; mientras que los palestinos juzgados bajo el régimen militar únicamente tienen permitido apelar por libertad condicional tras el transcurso de las dos terceras partes de la sanción. En general, los detenidos palestinos rara vez son puestos en libertad antes de tiempo.

•   Discriminación a través de las leyes de enjuiciamiento relativas a la detención de menores: La responsabilidad penal comienza a los 12 años tanto para los palestinos como para los israelíes. Sin embargo, los palestinos bajo el sistema de tribunales militares son juzgados como adultos a los 16 años, mientras que el sistema de justicia israelí establece la mayoría de edad a los 18 años (2). Si bien las órdenes de abogados y policías israelíes establecen que los niños detenidos en Israel han de ser interrogados solo por policías especialmente entrenados para la tarea; los niños palestinos son interrogados por la policía o por funcionarios de ASI, en situaciones muy intimidades, que carecen de supervisión real y que están plagadas de abusos.

•   El lenguaje es un problema fundamental en los tribunales militares. La jurisprudencia israelí establece que un preso debe ser interrogado en su lengua materna y que su declaración también puede transcribirse en ese idioma. En la práctica, sin embargo, la confesión del detenido o la declaración se escribe con frecuencia en hebreo por un policía, lo que requiere que el detenido firme una declaración que no puede entender. Estas confesiones constituyen la principal prueba contra los detenidos palestinos en los tribunales militares israelíes.

 

TIPOS DE DELITOS.

Los tribunales militares presentan acusaciones sobre la base de una amplia gama de delitos que se dividen en cinco categorías diferentes: "actividad terrorista hostil" (ATH); alteración del orden público; ofensas y delitos "clásicos"; presencia ilegal en Israel; y las infracciones de tráfico cometidas en los territorios palestinos ocupados.

 

•   La categoría ATH incluye la participación en lo que en Israel denomina "ataques terroristas", entrenamiento militar, delitos de armas y su comercialización, y también los delitos relacionados con la pertenencia a "asociaciones ilegales" - que son las asociaciones consideradas ilegales por un comandante militar israelí.

•   La perturbación del orden público incluye delitos como el lanzamiento de piedras y la incitación a la violencia.

•   La categoría de delitos "clásicos" incluye delitos como el robo, el asalto y el comercio de bienes robados.

•   La presencia ilegal en Israel incluye el delito de "salir de la zona sin permiso", por el que los palestinos que entran en Israel sin permiso- por lo general, en busca de trabajo- son acusados.

•   La última categoría incluye las infracciones de tráfico cometidas en los territorios palestinos ocupados.