Stop G4S

Printer-friendly versionPDF version

G4S es la compañía más grande del mundo, presente en 125 países. En 2007, esta compañía israelí firmó un contrato con la autoridad de las prisiones israelíes por el cual proveería con sistemas de seguridad y servicios a las principales cárceles israelíes y centros de detención. Los centros de detención y las prisiones que actualmente tienen servicios del G4S albergan a palestinos bajo detención administrativa sin cargos ni juicio, con órdenes de detención de 6 meses que se pueden renovar de manera indefinida.

Los centros de detención de Al-Moskobiyeh y Al-Jalameh y los centros de interrogatorio, asistidos por el G4S, son conocidos por utilizar métodos de tortura, incluyendo a niños. La empresa G4S también tiene contratos con el gobierno israelí para dotarlos de equipamiento y servicios en los checkpoints que disimulen el muro de anexión, cruces que refuerzan el bloqueo en la Franja de Gaza y comisarías israelíes. Los guardias del G4S operan en varias bases militares israelíes.

Las organizaciones de la sociedad civil palestina llaman a actuar para apoyar a los miles de prisioneros palestinos que empezaron una huelga de hambre en abril de 2012 para protestar contra las detenciones administrativas, el régimen de aislamiento y las limitaciones de las visitas familiares. Llama a una acción que sitúe a la empresa G4S como cómplice responsable de las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos cometidas en las prisiones y centros de detención israelíes.

Las organizaciones comunitarias, los sindicatos, grupos religiosos y de estudiantes de todo el mundo también exigen a las Naciones Unidas a acabar con los contratos con la G4S, que actualmente presta sus servicios en las instalaciones y agencias de la ONU, pues violan las directrices de la ONU.

G4S es la empresa de seguridad más grande del mundo, operativa en 125 países. En 2007, la G4S de Israel firmó un contrato con la autoridad de las prisiones israelíes por el cual proveería con sistemas de seguridad y servicios a las principales cárceles israelíes y centros de detención. Los centros de detención y las prisiones que actualmente tienen servicios del G4S albergan a palestinos bajo detención administrativa sin cargos ni juicio, con órdenes de detención de 6 meses que se pueden renovar de manera indefinida.

La movilización internación ha hecho que G4S pierda contratos por valor de millones de dólares con, por ejemplo, las universidades de Oslo o Bergen y con las principales asociaciones benéficas de Sudáfrica. En junio de 2014, la Fundación de Bill y Melinda Gates se desprendió de 170 millones de dólares de acciones de esta compañía como resultado de la campaña internacional.

En la reunión anual de junio de 2014, el presidente de la G4S, John Connolly, informó a sus accionistas de que “no tenía previsto renovar” sus contratos con el servicio de prisiones israelí y mencionó 2017 como posible año para finalizar sus relaciones con ellos. Sin embargo, G4S no ha expresado este compromiso por escrito y continúa beneficiándose del detestable sistema de prisiones.

Por ello, la campaña internacional del G4S debe continuar hasta que la empresa deje de ser completamente cómplice de las violaciones de derechos humanos proveyendo servicios a las cárceles israelíes.